Buscar
  • Pili Chuez

Corresponsabilidad: lo que la sociedad espera de un padre




Por: Margarita Reyes. Socia de La Semilla.


Lo que la sociedad espera de los padres, es muy distinto de lo que espera de las madres. Cuando escuchamos casos escandalosos por violaciones o asesinatos de menores de edad, lo primero que pensamos es ¿Y la mamá? Nadie piensa en qué estaba haciendo el padre. En mucho de los casos esto se debe a que la sociedad ha normalizado al padre ausente, al padre que no reconoce o inclusive al padre que abusa.


Cuando pensamos en el termino: corresponsabilidad, se atribuye al hecho de repensar a las actuales paternidades. Ser padre y madre implica el compartir equitativamente las tareas domesticas, de cuidado de los hijos, adultos mayores y la carga mental y emocional; así como también es responsabilidad de ambos proveer de ingresos, alimentación, salud y seguridad.

Según CEPAL 2020, las mujeres ocupadas dedican 40% de su tiempo al trabajo no remunerado, mientras que los hombres ocupados solo un 20%. Esto se está viendo agudizado para las mujeres por el confinamiento obligatorio, sin sistemas de apoyo y con la tarea adicional de acompañar a sus hijos en su educación en casa.

La paternidad, así como la masculinidad responde a una construcción social que por lo general se ha gestado en oposición a la maternidad. Por lo tanto, hemos normalizado la división de tareas y el trabajo remunerado y no remunerado en función de estereotipos. Esto nos exige cumplir con roles donde se espera que los hombres se ocupen de las tareas de una esfera pública (fuera de la casa) y se espera que las mujeres se ocupen de las tareas de una esfera privada (dentro de la casa). Es decir, en esta oposición de roles si las mujeres son las encargadas del cuidado de los niños, adultos mayores, tareas domesticas, educación en casa, etc. Entonces los roles de los hombres necesitan definirse como todo lo contrario: proveer de alimento, dinero, seguridad, etc.


Pero, ¿Qué sucede cuando ambas esferas se confunden dentro de casa? Esta coyuntura nos hace cuestionar todos estos roles y visibilizar todo el trabajo no remunerado que se hace dentro de casa y que tiene que ver con la economía del cuidado.


Cuando hablamos de promover una paternidad corresponsable, hablamos de romper con los estereotipos de género establecidos para que hombres y mujeres se responsabilicen equitativamente tanto de las tareas domesticas; cuidado y crianza de los hijos e hijas, el acompañamiento en su educación virtual, así como el cuidado de adultos mayores y la carga mental que todo esto conlleva. Asimismo, también somos corresponsables de proveer dinero, alimentación, seguridad y dar soporte emocional a todos los miembros de nuestro hogar.

En este día del padre en cuarentena, tengamos en cuenta que la corresponsabilidad se aprende y parte de un cuestionamiento de nuestra propia paternidad y maternidad, así como de cuestionar lo que la sociedad espera de nosotros. Si queremos ser una sociedad con papás más presentes en la crianza, menos violentos y por lo tanto, familias más felices debemos romper con los estereotipos de “mamá en casa y papá en el trabajo” y comenzar a pensar más en “papá y mamá están en casa y trabajan”.


En La Semilla tenemos un "Vale Familiar" en el cual papá y mamá puede compartir un mismo espacio mientras se turnan las tareas de crianza en casa. La corresponsabilidad también necesita un espacio para ser productivo/a laboralmente. Si te interesa, escribe a contacto@lasemillacoworking.com.

7 vistas
 

+51 999221540

General Silva 395. Miraflores

  • Facebook
  • LinkedIn

©2020 by La Semilla. Proudly created with Wix.com